skip to Main Content

🌴 Hay días que tenemos ganas de estar con la imaginación en una playa de la Riviera Maya comiendo una botanita o alguna que otra comida mexicana y bebiendo unas chelas. Pues entonces nos contactamos con Ay Chavela Cantina Mexicana… ¡y magia! 🎩

Así fue que días atrás pedimos una picada para 2 que viene con: papas diablas, chimichangas, quesadillas, muzzarelitas, nachos con chedar y salsa roja.

🛵  El pedido llegó perfectamente a horario y el packaging calentaba las manos, ¡así nos gusta el delivery!

Las chimichangas son una especie de paquetitos hechos con la misma masa de un taco y rellenas de COSAS. En esta ocasión pedimos una de pollo, queso y verdeo + otra de cerdo, chedar y panceta. ¿Lo mejor? La chimichanga se baja en la freidora y sale crujientemente sexy. 😍  Riquísimas, sabrosas, doradas, potentes.

🌮  Las quesadillas fueron 2 también: una tipo caprese y la otra (creemos) jamón y chedar. De tamaño normal, similares a un taco, y de sabor adecuadas (si me das 20 como 20).

Las muzzarelitas impecables, es un ítem que pocas veces falla, pero cuando llega malo es imperdonable. ¡En este caso nos encantaron! 🙌🏼

Los totopos con chedar y salsa roja siempre cumplidores, son ese snack adictivo que hace de base para afrontar el resto de la picada con la panza ejercitada. La salsa roja exquisita, más mexicana que El Chavo del 8.

🍟  Por último debemos aclarar que las papas diablas llegaron en buena cantidad pero algo duras, ¿quizás le faltó un poco de cocción?, como diría Guido: “Está mal pero no tan mal” (de hecho las comimos todas).

Bajamos toda esta comida mexicana con una chela Imperial rubia que no fue parte del pedido a la que le adicionamos limón de nuestra propia cosecha. 🍋

💰 La cena a la luz de la luna en plena orilla del mar de Tulum nos costó $700 (unos MXN 187) y el viaje de vuelta a Luján tan solo un abrir de ojos. 😴