skip to Main Content

Hacía rato que veníamos amagando y finalmente lo concretamos: probamos parte del enorme universo que ofrece Doña Matsu desde su cocina asiática.

Pedimos un mix bien variado para que la experiencia sea lo más completa posible, ¿quieren saber cómo nos fue?

¡MOOOOI BIEN! Una fiesta de sabores, colores y texturas. Cada ítem que probamos tenía mucha elaboración, atraía por los ojos y por la boca dejando secuelas de placer por todos lados.

Para empezar la noche degustamos unos sabrosos EBI FURAI: langostinos rebozados en panko (fritos) con salsa agridulce Prick. Le siguieron unos GYOZA: pasta rellena de cerdo y vegetales al vapor con vinagreta de sésamo. Completamos la entrada con unos arrolladitos fritos de carne y otros de vegetales que fueron la gloria (HARUMAKI) y aros de calamar rebozados (rabas para los amigos).

El plato principal fue lo que íbamos a buscar: sushi.
12 piezas mixtas (8 rolls y 4 niguiris) + piezas de Kunsei sake (Salmón ahumado, finlandia, palta -Sin arroz y frito-) + unas “piezas del cocinero” que eran edición limitada: 8 cheese y 8 duo.

La verdad quedamos panza arriba mirando el cielo raso. Sobraron algunas piezas para el bajón del día siguiente y el recuerdo de aquella cena permanece indeleble en nuestra memoria (y en el ❤️).

Recomendamos probar el sushi de Doña Matsu porque la verdad está en el Top 5 de Luján. No nos sorprendió porque ya conocíamos el lugar y la calidad de la comida es indiscutida, pero todavía nos faltaba probar su famoso sushi.

Si todavía no lo conocen se los recomendamos fuerte, posta. Miren en su cuenta de Instagram @d.matsu.lujan todo lo que tienen. 😎